El partido ofrecido por los Infantiles estuvo muy reñido en todos los minutos disputados. Decimos que la suerte sí estuvo de cara con nuestro equipo,  porque el equipo contrario estrello varios palos en la primera mitad, pero el que golpeo el balón dentro de las mallas fue nuestro equipo con un auténtico golazo, así se fueron al descanso, ganando 0 – 1.

Ya en la segunda mitad fue un partido de poder a poder en el que el equipo contrario quería empatar y nuestro equipo defendía el resultado favorable. Terminando  el encuentro, el Pizarrales metió un balón entre líneas al extremo y el defensa hace una ligera carga y el árbitro pita la pena máxima. Pena que se inventó el Sr. Colegiado porque no fue, y digo que no fue porque al que escribe  le pilló a 2 metros como mucho de la jugada. Pena por los muchachos que supieron sufrir. En una tarde de calor  y sin cambios, resistieron como auténticos JABATOS. Pena porque puede ser el descenso de la categoría, debido a una decisión mal tomada por el árbitro.

Tenéis que pensar que mientras hay competición, hay esperanza de seguir luchando por la categoría.

Animo chicos y algo de suerte también.